El sacerdote D. Jacinto Naharro ofreció una conferencia sobre las Causas de los Santos.

En el marco del ciclo del conferencias que la Cofradía de Santa Teresa ha preparado con motivo de la celebración del 400 aniversario de la Canonización de la Santa, el Delegado para las Causas de los Santos en la Diócesis-Priorato de Ciudad Real, D. Jacinto Naharro, ofreció una interesante disertación sobre la oficialización de la santidad en la Iglesia Católica.

En primer lugar, abordó el Decreto de Canonización de Santa Teresa, en el que se establece su fiesta litúrgica y en el que el Papa, entonces Gregorio XV, reconoce las virtudes de Teresa de Jesús, virgen abulense, y la propone para que se incluya en el catálogo oficial de Santos de la Iglesia.

A continuación, hizo una mención a cómo se entiende el concepto de santidad a través de las Sagradas Escrituras, tanto en los textos del Nuevo Testamento como en los de veterotestamentarios y en la tradición judaica. Así, citando a San Pablo, en su carta a los Corintios: «a los que han sido santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos» o en la carta a los Romanos: «los santos son intercesores».

La misión de un santo, dijo, es entregar a Dios la vida, con nobleza, y esperar la misericordia. Es la vocación de todo cristiano, que ya por medio del Bautismo se incorpora a Cristo, y está llamado a la santidad.

Concluyó D. Jacinto explicando todo el proceso que se requiere para que la Iglesia declare solemnemente a un fiel santo o santa, desde el reconocimiento de sus virtudes, la valoración de sus escritos, y los sucesivos pasos (siervo de Dios, venerable, beato y santo) que se han de seguir, primero en el proceso que se instruye a nivel diocesano como en el que se sigue en Roma, que valora los milagros y favores concedidos, hasta la definitiva y solemne proclamación del nuevo Santo.