El Teresiano gana los primeros tres puntos en el difícil campo del Aldea del Rey

El mundo del balompié provincial es un lugar de grandes impactos emocionales en el que viven unos héroes de nuestro tiempo, que visten la camiseta del Atlético Teresiano.

En todos los campos de fútbol donde existen esas emociones que consigue sacar ese objeto redondo llamado balón, se generan tensiones que desembocan en sensaciones positivas y en algunas negativas.

Las sensaciones negativas o los miedos se vencen con trabajo, tesón y con mucha personalidad. Y de eso, de personalidad, afortunadamente, están sobrados los chicos de Álvaro Huertas.

Son tensiones primitivas que ponen a prueba sus miedos pero que les sirven para crecer como personas y como jugadores.

¿Cómo se destruye más la autoconfianza? ¿Qué entraña más peligro? Pues suponemos que depende del grupo, depende del líder del equipo dentro del campo, de nuestro entrenador…Álvaro Huertas. Todos sabemos que el bueno de Álvaro ha tenido mil batallas parecidas, y está poniendo, con su trabajo las condiciones físicas, tácticas y emocionales para hacer del Teresiano un equipo campeón.

Los que le conocemos, desde hace tiempo, sabemos cual fue y cual es actualmente su primer empeño:  “Desterrar la vanidad y los egos;  aquí sobra el que no trabaje. Fuera miedos…

No sabemos si tras el partido contra el Aldea del Rey del año pasado, muchos de nuestros jugadores habían conseguido vencer el impacto emocional de jugar en un campo de césped natural, que había sido literalmente “arrasado” por la nieve y el frio…Fue una bonita batalla donde nuestros rivales demostraron ser un gran equipo y donde costó sangre, sudor y lágrimas conseguir los tres puntos.

Aunque la pretemporada ha sido casi perfecta y no habíamos conocido el amargo sabor de la derrota, casi todos teníamos marcado en el calendario y en amarillo fluorescente el partido contra el Castillo de Calatrava Aldea del Rey.

Sabemos cual es su fuerte, balones largos, peleas con los centrales y habilidad para llevarse rechaces y crear peligro.

Nunca hay dos partidos iguales, tampoco puede haber ni dos planteamientos ni dos equipos, aunque tengan los mismos jugadores, que jueguen igual en un campo que en otro.

Nico, Javi, Jesús David, Ferrer, Juli, Arturo, Beto, Manza, Quique, Gonzalo y Tate salieron al “pseudo” césped de Aldea del Rey con la clara intención de conseguir, al menos, el mismo botín del año pasado. O sea, los tres puntos.

Todos los “Mister” son grandes a su manera, pero todos son sirvientes de los jugadores, porque de ellos dependen. Por eso Huertas planteó un partido con la defensa de siempre. Nico, Javi, Jesús David, Ferrer y Juli, un centro del campo con dos novedades al respecto del año pasado, Arturo que es una máquina incansable de correr y que cuajó un excelente partido y Quique, jugador experto, a la vez que joven que pone una calidad infinita en cada una de sus acciones. Escoltando a estos dos, Beto, para pasar en largo debido a las dificultades del terreno de juego, y un jugón, por el que apostó por su gran momento de forma: Manza. Arriba Tate y Gonzalo Fernández, otro “Pesca” que aunque es muy diferente a su hermano Ricardo, aportó mucho, ofreciéndose mucho y descargando siempre el juego de ataque del Teresiano.

Hubo dos partes del partido claramente diferenciadas. No por el minutero, sino por los dominios:

La primera, apabullante, la del Teresiano que puso pronto sus cartas sobre la hierba. Todos juntos, presionando arriba, y saliendo muy firmes y decididos, con cambios de juego, apoyos en corto y mucha compenetración.

Vamos a ser un equipo terriblemente difícil de doblegar. Si no tiempo al tiempo.

La segunda: el aturdimiento, con una preocupante falta de concentración de la defensa en momentos puntuales que se viene repitiendo con demasiada frecuencia en los últimos partidos y que debemos corregir urgentemente.

En la parte de nuestro apabullamiento, hasta el minuto 11 de la segunda parte, marcaron Tate (0-1) al que queremos reconocer su gran valía desde que hemos comenzado a principios de verano hasta hoy y Jesusito (0-2), que el domingo volvió a parecerse al Jesús Rodríguez Rey Durán de finales del año pasado; muy entonado y con el gol entre ceja y ceja.

En la parte del aturdimiento, tal y como hemos dicho, nuestra defensa pecó de falta de entendimiento, de no hablarse entre ellos, de no estar concentrados. No vamos a puntualizar en ningún jugador porque todos ellos (incluidos centrocampistas y delanteros) saben que debemos mejorar estos aspectos. Fue en la parte del aturdimiento en la que Israel Arranz (1-2) y Marcos Merchante empataron el partido (2-2) gracias a una falta en la que pecamos de ingenuos y a un juego, un tanto primitivo basado en colgar balones a nuestra área esperando grandes resultados.

Les funciona, por lo tanto, otra manera de ver el fútbol. Hace poco tiempo contábamos que en el fútbol nadie está en posesión de la verdad universal y que toda manera de plantear partidos y jugarlos es válida para ganar. O sea que nuestros máximos respetos para un buen equipo como es el Castillo de Calatrava Aldea del Rey. Va a ser muy difícil arrancar los puntos de allí.

La fe y el coraje de este equipo se llama Jesús David. Tenemos que decir en honor a la verdad que no está del todo fino y que esperamos mucho más de un jugadorazo, ayer solo tuvo que poner la cabeza para rematar a las mallas un centro perfecto de Raúl Menor (2-3). Tres puntos para comenzar con muy buenas sensaciones y refrendar lo visto en pretemporada.

Apuntes para no olvidar:

En la segunda parte, cuando lo estábamos pasando peor salieron al campo Raúl Menor y Oscar Garrido. El partido cambió, a mejor por supuesto. Se hicieron los dueños y señores del centro del campo demostrando que los buenos jugadores también juegan bien en campos relativamente difíciles.

El notición del día:

Volvió nuestro Pesca. Fueron pocos minutos pero toda la familia del Teresiano estamos super orgullosos con la vuelta a los terrenos de juego de Ricardo Fernández “Pesca”. En favor del Teresiano debemos decir que todos los que han jugado en su posición en la pretemporada lo han hecho genial, tal y como ayer lo hizo su hermano Gonzalo, jugando muy bien de espaldas y ofreciéndose siempre, pero tener a un hombre con Ricardo “Pesca” muy cerca de su recuperación es mucho más importante de lo que podamos pensar. Es nuestro hombre gol y el año pasado hizo un temporadón descomunal hasta su lesión. Bienvenido al equipo Ricardo.

Bravo Teresiano.