IMG_3932

El próximo domingo vuelve la magia del fútbol sala femenino al Cecilio Alonso, Malagón FSF – Real Alcázar

Sucede que a veces, las mejores cosas que nos pasan en la vida son las que todavía no han llegado.

Son como los correos que cruzas con tu pareja planeando un viaje a París o como el camino desde el estadio Santiago Bernabéu hasta casa con las entradas compradas para ver un Real Madrid- Barça. En nuestra cabeza aparecen los besos bajo la torre Eiffel y el gol de Cristiano en el último minuto, o en su defecto en el minuto 93.

También podemos aplicar esta aseveración al momento de espera desde cuando pides una pizza a Tomás Barroso hasta que la moto del repartidor suena en la puerta de tu casa y llaman al timbre confirmándote que tienes en tu poder un exquisito manjar.

Y por supuesto también se aplica , y de lleno, al hecho de volver a ver a jugar en liga a las chicas del Malagón Fútbol Sala Femenino el próximo domingo. A mí, por ejemplo, me invade una nostalgia particular por intentar imaginar cómo habría sido una nueva temporada consecutiva en la Segunda División del Fútbol Sala Femenino en categoría nacional.

Porque imagino, a ciencia incierta, que habría sido la bomba. Es más, creo que podría haber sido una temporada brutal…en lo deportivo como es natural.

Nada, repito, nada supera los días previos al comienzo del campeonato de liga, ya sea en segunda división o en la primera división autonómica. Ni siquiera imaginar que nuestras chicas van a ganarla y, por inri, volver a tener la satisfacción de ascender a segunda división para terminar un trabajo inacabado el año pasado.

Lo mejor para cualquier deportista, son estos días contados que transcurren entre pretemporada y el comienzo de la liga, justo cuando nada y todo ha sucedido a la vez y nuestra imaginación va cincuenta pasos por delante de la realidad. Es como cuando estás esperando el el duty free de un aeropuerto, atrapado en tierra de nadie, con una pierna en la gloria del triunfo y otra el el fracaso de no haber conseguido tu objetivo.

Y es eso lo que me sucede y lo que puedo imaginar que sucede a todas y cada una de las jugadoras del Malagón FSF.

El domingo, 29 de octubre, comienzan una nueva andadura futbolística y comienzan en Malagón, como no podía ser de otra manera, el el pabellón polideportivo Cecilio Alonso. Será a las 12:30 y tendrán enfrente al Real Alcázar. Es la hora chicas. Sé que a algunas aún os escuece no haber conseguido la permanencia el pasado año , pero os aseguro que fuisteis unas VALIENTES que nos hicisteis vibrar hasta el final.

Y es que ,por si acaso no os habéis dado cuenta, siempre , siempre , siempre nos hacéis vibrar, emocionarnos y disfrutar; con lo cual este año no va a ser una excepción y suceda lo que suceda volveremos a sentir y a disfrutar con un grupo de chicas que nos alegraron la vida el año pasado.

Los recuerdos que guardo y que quiero recordar de la temporada pasada son muchos y de muy diversa índole, algunos son borrosos y en su mayoría pertenecen a los momentos inolvidables de una temporada de ensueño. Algunos son recuerdos nada heroicos, prosaicos si acaso: bebiendo una Coca Cola en la grada y viendo como mi jugadora favorita, la gran Ana Rivero se lesionaba en un partido y lloraba de rabia por dejar al equipo sin una de sus líderes naturales. Sufrí tanto en aquel partido que luego, durante semanas parecía que tenía una especia de estrés postraumático, y os aseguro que no exagero nada.

Otros recuerdos también quieren aparecer en mi cabeza, como la garra de Natalieja en determinados partidos y el golazo de Mercedes por toda la escuadra que consiguió que regresase a casa medio grogui y musitando que acaba de asistir a una obra maestra del fútbol.

La temporada, a pesar del descenso, estuvo fenomenal pero al final me recorrió una inexplicable sensación de vacío. Había soñado tantas veces con la permanencia…aunque no creo que fuese el resultado final lo que me hizo despertar de mi sueño sino el vacío que me provocaba tener que esperar tanto tiempo para volveros a ver.

Pero todo llega y hace unas semanas llegó. Además llegó como mas me gusta, con fútbol en estado puro, en las eliminatorias de la Copa de Castilla la Mancha. Primero fue el Mora, toma de contacto y victoria que nos hacía pasar a semifinales. Nos esperaba el Puertollano, un equipo de Segunda División que también mordió el polvo ante nuestras jugadoras, a pesar de los refuerzos que ha realizado el equipo minero y con jugadoras como Ali que evocan a nuestra melancolía de tiempos pasados. Y así fue como llegamos a la gran final de esta copa.

El día elegido no podía ser mejor, 12 de octubre, la Hispanidad. El lugar el emblemático Quijote Arena, en Ciudad Real, el rival otro equipo de segunda división, un clásico de nuestro fútbol sala provincial, El Almagro que también se ha reforzado con otra de nuestras exjugadoras, Mercedes.

No voy a hacer una crónica del partido porque ya pasó y porque me haría entrar en detalles de un ambiente precioso, con más de 400 personas, venidas en su mayoría de Almagro y un grupo de irreductibles malagoneros, como en los cómics de Asterix, que tenían como bandera a un equipo de fútbol sala femenino que aguantó y puso contra las cuerdas hasta el último minuto a un señor equipo de Segunda División. El resultado final fue de 3-2 a favor de las encajeras, pero la victoria moral fue para nosotros. ¡Otro partido heroico que perdimos por falta de tiempo, y de suerte!. Nuestras chicas jugaron a la perfección, con una impresionante presión arriba y un orden defensivo basado en la coordinación de todo el equipo, que volvió a estar dirigido magistralmente por Javier Palop, Fermín Sánchez Molina y Alberto Mendiola.

Me voy a entretener para subrayar un par de detalles que me parecen muy importantes. El Primero son las incontables e importantes bajas que el equipo ha sufrido esta temporada y que hacen que la calidad, en cuanto al banquillo se refiere haya mermado, de manera leve , pero notándose sus ausencias: Nos faltó Celia, que ha firmado por un equipo de División de Honor, nos faltaron tal y como hemos contado, Mercedes y Ali que han firmado por el Almagro y por el Puertollano, respectivamente y nos faltó la jugadora más importante de estas cuatro: Patricia Medina Santillana, nuestra capitana.

Su baja no se debe a que haya abandonado el barco de manera voluntaria. Tiene una importante lesión que ha requerido de intervención quirúrgica y de la que deseamos y sabemos que pronto se recuperará. También sabemos que volverá y que a pesar de no jugar NUNCA SE HA IDO, porque Patri estuvo en la salida de los vestuarios, un día después de ser operada de esa severa lesión.

A modo de homenaje, merecido sin duda, nuestras chicas salieron con una camiseta en la que se podía leer “Orgullo de Capitana”, en la parte delantera, y “PATRI 17” en el dorso de la misma.
He de confesar que cuando las vi salir así disfruté de un limbo emocional difícil de explicar con palabras. ¡Va por tí campeona, nunca dejes de luchar, porque te necesitamos!

Dejemos a un lado la melancolía, fue un partido vibrante y como hemos dicho estuvimos a punto de ganar la copa, pero nuestra “victoria” fue la lección que dieron nuestras chicas a todos los asistentes y también , porque no decirlo a las jugadoras del equipo rival, incluso a ellas mismas. Y es que se puede con todo y contra todo. Tengo la impresión de que vamos a volver a disfrutar mucho con este equipo.

Un equipo que mantiene su columna vertebral, basada en las “Natalias” En la portera Natalia, que continúa con nosotros, a pesar del descenso, así que se lo agradecemos. En Natalia López, que mantiene su línea y que ofreció continuos desmarques y consistencia defensiva en la presión y por supuesto en la pequeña Natalia, en “Natalieja” que sigue en la senda de proporcionarnos garra y sacrificio y que crece cada día como jugadora…Su sitio está bastantes peldaños más arriba. Por supuesto no voy a olvidarme de Ana Rivero, en mi opinión la mejor jugadora del año pasado, una persona cabal , sacrificada, con una calidad enorme y que ha decidido continuar con nosotros. GRACIAS Ana. En verano cuando conocimos que había una jugadora del equipo que había firmado con un equipo de División de Honor, yo pensé en Ana Rivero. Me equivoqué, pero perfectamente podría haber ocurrido que fuese ella; Es un diamante en bruto que vamos a tener la oportunidad de seguir disfrutando y puliendo. Y por supuesto nuestra bota de oro de Castilla la Mancha y capitana de este año, Corina Medina, que es como si hablásemos de Raúl González Blanco en el Real Madrid: Nuestro buque insignia y la persona en la que todos confiamos para que lidere el equipo.

También ha habido alguna incorporación como la de Ana Sobrino y es justo mencionar que en el partido final de la copa JCCM, una malagonera, Marta ofreció un toque de frescura en ataque consiguiendo un gol que mantenía vivas las esperanzas del triunfo en Ciudad Real. Nos dio mucha alegría volver a ver vestida de corto, a Beatriz Gutiérrrez, después de una temporada en blanco debido a una lesión. Del resto Naza, Patri Corrales, Sonia y Alba también se espera mucho este año, porque este equipo es un GRUPO , así en mayúsculas , y se necesita de todas.

Al final no pudo ser y fuimos unas muy dignas subcampeonas. ¡Enhorabuena de nuevo!

Pero como contaba al principio, esta época tal vez sea la mejor: la del tiempo de espera hasta que el próximo domingo, a las 12:30, el balón comience a rodar, contra el Real Alcázar, cuando toque disfrutar otra vez del paseo hasta el Cecilio Alonso para ver a nuestras chicas, cuando volvamos a respirar los primeros olores del otoño, mientras hacemos las alineaciones en nuestras cabezas, cuando sea tiempo de escuchar a los pesimistas conforme los partidos se vuelvan cuesta arriba, la época de comprar rifa a Beatriz y a Corina para entrar en el sorteo de una de las camisetas de nuestras jugadoras, la época de imaginarnos las arengas del mister antes de los partidos y en definitiva de ponernos en la piel de las jugadoras y empatizar con unas personas que saben que tienen a muchas personas pendientes de sus partidos.

Lo más divertido de jugar una liga como esta es, sin duda, no haber comenzado todavía. Nos esperan días apasionantes así que acudid al Cecilio Alonso el domingo. No os arrepentiréis.

Cuando éramos pequeños nos llevaron a Ciudad Real a la imprenta del Diario Lanza. Nos sentimos las personas más afortunadas del mundo por tener durante unos segundos, como pan caliente ante nuestros ojos, todas las noticias antes que los demás, y de poder regresar a nuestras casas sabiendo cosas que los demás solo sabrían al día siguiente si compraban el periódico.

Ahora es el momento de disfrutar de ese afortunado y único anticipo, sabemos que nuestras chicas no nos defraudarán aunque el domingo aún no ha llegado. Que nadie nos quite la ilusión y ah….Pobre de aquel que quiera alejarnos de nuestras ilusiones. ¡Forza Malagón FSF!

Print Friendly, PDF & Email